Hola a todos, hoy hablaremos sobre la gingivitis. La gingivitis es el nombre que recibe una enfermedad bucal generalmente bacteriana, que provoca irritación, enrojecimiento e inflamación de la parte de las encías que rodea los dientes. Es causada por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes. Pero más adelante hablaremos mas en detalle de las posibles causas de esta enfermedad bucal.

Es muy importante que vigilemos la aparición de esta enfermedad, puesto que si no se trata puede llegar a causar una enfermedad mucho mas grave, llamada periodontitis. Esta al ser mucha mas agresiva puede llevar a la perdida de las piezas dentales que se vean afectadas.

El origen de la gingivitis, en la mayoría de los casos, es la acumulación a largo plazo de placa en los dientes. Esta placa esta formada por bacterias, moco y residuos de alimentos que no se han ido con el cepillado. Al acumularse la placa alrededor de los dientes, hacen que las encías se irriten y que la persona afectada note sensibilidad, incluso que se produzca sangrado.

Vamos a exponer los principales síntomas de la gingivitis, para que tengamos una guía rápida y poder identificar su aparición si fuera necesario.

  • Encías infladas
  • Color rojo oscuro en las encías
  • Encías que sangran fácilmente cuando te cepillas los dientes o usas hilo dental
  • Mal aliento
  • Encías retraídas
  • Encías sensibles

Una vez identificados los síntomas, es importante tener claro cual puede ser la causa o causas que nos han provocado la gingivitis, para poner remedio. La causa más generalizada es una higiene bucal deficiente.

El proceso es el siguiente: la placa se forma alrededor de los dientes. La placa, como ya hemos comentado al inicio de este post, esta formada por mocos, bacterias y restos de alimentos. Es necesario que quitemos la placa diariamente, puesto que se vuelve a formar rápidamente.

El segundo paso, la placa se convierte en sarro. Se endurece en la línea de la encía y sigue acumulando bacterias. El sarro causa irritación y lo mejor para conseguir eliminarlo es acudir al dentista y realizarse una limpieza.

El ultimo paso, se produce la gingivitis, o la inflamación de encías. Cuanto más tiempo con la acumulación de placa y sarro, la inflación será mas grande.

 

Prevención:

  • Buena higiene bucal. Eso significa cepillarte los dientes durante dos minutos al menos dos veces al día (por la mañana y antes de ir a dormir) y usar hilo dental al menos una vez al día. Mejor aún, cepíllate los dientes después de cada comida o tentempié, o según te recomiende el dentista. Usar hilo dental antes de cepillarte los dientes te permite eliminar las partículas sueltas de alimentos y las bacterias.
  • Consultas dentales periódicas. Debes visitar al dentista o higienista dental periódicamente para hacerte una limpieza, por lo general cada 6 a 12 meses. Si tienes factores de riesgo que aumentan tus posibilidades de contraer periodontitis, como la boca seca, el consumo de determinados medicamentos o el tabaquismo, es posible que necesites una limpieza profesional con más frecuencia. Realizarte una radiografía dental una vez al año puede ayudar a identificar enfermedades que no se detectan con un examen visual de los dientes y a supervisar los cambios en tu salud dental.
  • Buenas prácticas de salud. Prácticas tales como una alimentación saludable y, si tienes diabetes, el control del azúcar en sangre también son importantes para mantener una buena salud de las encías.

Esperamos que os haya interesado. ¡Gracias una vez más!